Calidad de vida con Leishmania

Publicado en Veterinario | 19 febrero, 2016

Aprovechando las fechas en las que estamos en las que ya, por fin, ha llegado el frío, desde Canaimara Veterinario a Domicilio queremos lanzar la CAMPAÑA DE DETECCIÓN PRECOZ DE LEISHMANIA.

Todos hemos oído hablar de la Leishmaniosis canina ya que es una enfermedad frecuente en nuestra zona geográfica. Esta enfermedad es causada por un parásito (Leishmania) que afecta diversos órganos de nuestro perro y provoca lesiones diversas.  El transmisor de la enfermedad es un mosquito llamado Flebotomo, muy parecido al mosquito común pero más pequeño.

La única protección para tu perro es la PREVENCIÓN.

Es fundamental proteger a nuestros perros con productos repelentes (collares, pipetas..) para evitar la picadura del mosquito.

Y la otra gran herramienta que tenemos contra esta enfermedad es el DIAGNÓSTICO PRECOZ de la Leishmania ya que nos permite iniciar el tratamiento, si fuera necesario, en fases tempranas, lo cual aumentaría enormemente su efectividad.

Para hablar de todo esto, me gustaría presentaros a uno de nuestros perretes en Canaimara, nuestro compañero de vida Kilmer, para nosotros “El filósofo”.

Kilmer perro con leishmania

Kilmer es un auténtico “señor”. Rubio, buena planta y elegante donde los haya. Con sus 14 añitos, está en plena forma y le encanta disfrutar de sus paseos por la Fuenfria en compañía de sus “hermanos” (Mía, Odrie y Pistacho) a quienes cuida y educa a diario. Lo que más le gusta a Kilmer es el contacto, acurrucarse a tu lado en disposición de recibir todo tipo de cariño, pero siempre con esa elegancia y saber estar que le caracteriza. Es noble, educado y correcto y también pícaro y travieso cuando quiere. Pero lo que siempre es y esto le caracteriza es que es un autentico caballero. Así es Kilmer.

Elena adoptó a Kilmer ya con Leishmania cuando tenía aproximadamente un año. Y si le conocéis, nunca diríais que se trata de un perro “enfermo”, porque en el fondo no lo es. Es cierto que la Leishmania no se cura, una vez que se contrae la enfermedad no se puede eliminar del organismo, pero Kilmer es el fiel ejemplo de un perro con Leishmania “controlado”. ¿Qué quiere decir “controlado”? Pues eso, sin síntomas y con una calidad de vida espléndida que le permite llevar una vida como cualquier perro sano. A Kilmer se le diagnosticó la enfermedad en su fase temprana y se le puso el tratamiento que requería. Tras un periodo de medicación y realizándo sus controles periódicos, Kilmer está controlado y su Leishmania no le provoca síntomas ni daño en su organismo. Es el claro ejemplo de un perro con Leishmania controlada y con una alta calidad de vida.

Con esta historia quiero que nos demos cuenta de que la Leishmania es una enfermedad que nos da mucho miedo a todos, pero que, con las herramienta adecuadas,  podemos hacer frente a este parásito e impedir que dañe a nuestros compañeros.

En la actualidad, tenemos muchas más herramientas para combatir esta enfermedad: repelentes (pipetas y collares), diagnóstico precoz, vacunas y tratamientos efectivos. No debemos tener miedo sino poner los medios.

Desde Canaimara Veterinario a Domicilio estamos a vuestra disposición para cualquier duda  o pregunta que tengáis a cerca de la Leishmania. Porque conocer las herramientas y utilizarlas correctamente está de nuestra mano. Si quieres más información sobre la CAMPAÑA DE DETECCIÓN PRECOZ DE LEISHMANIA, ponte en contacto con nosotros.